Close

nidus
Página 1 de 2 12 ÚltimoÚltimo
Resultados 1 al 10 de 11
  1. #1

    Hablar por no callar

    Hola a todos:

    Llevo tiempo desconectada o interviniendo poco por aquí. En realidad...no hace falta porque hay quien está atendiendo las consultas y las dudas de los padres de manera exquisita, así que yo puedo estar dedicándome a otras cosas.

    ¿Y a qué me estoy dedicando? a mover ciertas fichas de las que pienso hablaros algún día, pero no hoy....ni ahora.

    Muchas son las consultas que me llegan al correo (la bandeja de entrada de este foro está inoperativa) en las que se me plantea una pregunta directa:

    "¿Tu qué opinas de...?"

    Cuando esa opinión afecta a una silla de auto, me la guardo. Soy muy consciente de que la seguridad no deja espacio para las opiniones; solo para los hechos y por eso, tanto esta página como el blog de Re-tenSion Infantil, se fundamenta en datos, hechos, estadísticas y verdades que, si cierto es que no son absolutas (porque éstas no existen), al menos, están fundamentadas sobre la experiencia y solidez de unos datos y hechos más que demostrados.

    Así que mi opinión en el apartado de "Consultas sobre sillas de automóvil" no procede. Como tampoco lo hace en un correo privado en el que se me pregunta qué opino acerca de "este modelo de silla acm frente a este otro". Sencillamente, y en lo que a seguridad se refiere, NO HA LUGAR.

    Ahora bien...fuera de ese apartado en el que se aborda un tema tan serio como la seguridad de nuestros niños, servidora tiene sus opiniones, y estas no son solo sobre uno u otro producto, sino sobre lo que un padre se plantea a la hora de comprarlo. Sobre lo que un fabricante se plantea a la hora de diseñarlo. Sobre lo que un vendedor se plantea a la hora de ofrecerlo...pero sobre todo tengo mi opinión sobre el papel que juega el bebé (al que se supone protagonista indiscutible) en todo esto.

    ¿Queréis mi opinión? Pues la vais a tener. Guste o no. Porque en esta sección del foro no tengo que convenceros de que lo que yo digo sea valido....por eso cuando yo intervenga aquí abajo, no lo haré en calidad de "experta" ni vestida con el "mono de trabajo"....sino que lo haré como madre...como una madre cuya profesión está fundamentada en la venta de artículos para el bebé.

    Abro este hilo precisamente para eso. Para que conozcais mi opinión de las cosas. Del sector. De las tiendas. De los fabricantes. De las marcas. De los padres. De toda la maquinaria que se pone en marcha ante el nacimiento de un bebé. De como vive "ese" acontacimiento cada una de las partes implicadas...y de como lo veo yo...desde la tranquilidad de mi casa. Con el "mono de trabajo" metido en la cesta de la ropa sucia y en su lugar la bata y las zapatillas...frente a una buena taza de cola-cao calentito (hace años que dejé el café).

    En esta primera entrada no voy a daros una opinon sobre nada en concreto. Solo voy a compartir con vosotros algo que, desde que empecé en este mundo me llamó enormemente la atención: el poder de las preguntas.

    Por poner un ejemplo:

    Yo no se el número de carritos de bebé que habré vendido en 12 años (que es el tiempo que llevo dedicándome a mi profesión). Pero frente a ese número, está otro considerablemente mayor: el de los padres que han acudido a mi tienda a ver carritos - con independencia de que finalmente me los hayan comprado a mí o no- .

    Y mi pregunta, desde hace casi 12 años, siempre ha sido misma:

    "¿Qué es lo que estáis buscando en un cochecito? "

    RESPUESTA(S):

    - "Que pliegue mucho" ... " que abulte poco "..." que no pese" ..." que pliegue fácil "... " que tenga 3 (o 4) ruedas " ..." que sea un ´trio´..."Que pliegue tipo libro "... "Que tenga el manillar corrido" .... "que sea de color X " ... " que no supere X dinero "... "que sea de X marca porque me han dicho que es ´la mejor´"..."que sea de este modelo porque mi vecina es el que tiene y dice que está encantada" ... etc.

    Y tras una caterva de requerimientos nada despreciable, yo vuelvo a insistir:

    "Vale...y a parte de todo lo que me habéis dicho...¿queréis algo más?"

    Normalmente, ante esta nueva pregunta la pareja se mira el uno al otro y después de unos segundos responde algo así como:

    "No. Mas o menos ....eso es todo"

    Y frente a esta respuesta viene una nueva pregunta por mi parte:

    " Y para el bebé....¿Queréis algo?"

    Normalmente esa pregunta no tiene respuesta.

    ----- GAME OVER ------

    ¿Queréis saber mi opinión? Bien. Pues en esta parte del foro (que se encuentra abajo del todo) yo os la voy a dar. Con mi bata y con mis zapatillas de andar por casa. Frente a esa taza de cola-cao de la que os hablé antes, os la voy a dar. Os guste o no...os la voy a dar. Por que vosotros me la pedís....y por que yo tengo mucho que contaros. Mucho.

    Pero recordad que esta es solo mi opinión. Que no estoy hablando como "experta", sino como madre con la suerte de dedicarse profesionalmente a algo que para todos vosotros es un mundo completamente desconocido. Pero no deja de ser mi opinión, y como tal, es perfectamente rebatible por cualquiera. No tenéis porqué hacerme caso ni tenéis que coincidir. No es como en el caso de las sillas de auto en las que la seguridad del niño la que está en juego, ¿vale?

    La mía es eso, una opinión más...y esto es en definitiva:

    HABLAR POR NO CALLAR. ...pero al menos, es hablar…que, dicho sea de paso, es lo que vosotros me pedís. Y resulta que a mí en estos momentos también me apetece hablar.

    Un abrazo y buenas noches.

    k.
    Última edición por Kriscross; 19/11/2014 a las 06:43

  2. #2
    "¿Y para el bebé….queréis algo?

    Pues claro que queremos algo. Lo queremos todo. Que vaya cómodo y que esté a gusto y bien. De hecho no hemos dicho lo que queremos para el bebé porque damos por hecho que todas sus necesidades están cubiertas.

    Ese es uno de los talones de Aquiles de este asunto: dar por hecho o por sentado ciertas cosas. Y es que mientras los padres dais por sentado que las necesidades del bebé están más que cubiertas en ese carrito que estáis barajando, los fabricantes dan por sentado que vosotros lo que queréis es que el carro pliegue mucho, pese poco, tenga 3 piezas, tenga 6 ruedas, manillar extensible, cierre tipo libro, ruedas extraibles….

    Y tanto damos por hecho unos y otros que al final, las necesidades del que se supone protagonista de esa compra, han quedado relegadas a un segundo o tercer plano.

    Damos por hecho que las sillas de auto homologadas son seguras. Que las sillas de frente para niños de menos de 4 años también son seguras. Que los informes del RACE son fiables. Que el isofix es mejor que el cinturón y que los carros de bebés están diseñados para cubrir las necesidades del bebé…como si el bebé cuando nace necesitase ir en un carro.

    Muchas son las preguntas que hacéis los padres cuando acudís a comprar el ajuar del bebé y todas suelen empezar con los mismos adverbios:

    ¿Como? ¿Cuanto? ¿Qué? : ¿Cómo se utiliza….? ¿Cuanto ocupa….? ¿Qué cuesta….?

    Y yo quiero usar este apartado para hablaros desde otra perspectiva: la de los porqués:

    ¿Por qué este carro y no aquel? ¿Por qué esa cuna y no esta otra? y lo haré teniendo en cuenta solo y exclusivamente al protagonista real de toda esta historia: vuestro hijo, pero recordad que diga lo que diga, es solo mi opinión. Ya sabéis: hablar por no callar.

    Próxima entrega: ¿Por qué España es uno de los pocos países en los que se utiliza el capazo los primeros meses?

  3. #3
    Ja, ja no puedo mas que date la razón, cuando compramos la silla, en tu tienda por cierto, no teniamos claro que marca, pq el tipo tenía que ser de paraguas. El vendedor nos fue enseñando varios... colores... marcas... cualidades... hasta que nos abrió los ojos, reproduzco literal "mira este un poco mas caro un poco mas grande, un poco mas pesado... (desventajas a priori), pero mira pon la mano donde tu peque va a poner la espalda... ¿a que no notas varillas ni nada rigido de ningún tipo?" ya hubo discursión, y teníamos carro. Ocupa un poco mas en el maletero pero el pimpollo va feliz. Me encanta cuando me asesoran bien...

    un saludo

    n.

  4. #4


    Si Nas: Es como se suele decir "el pan nuestro de cada día". En realidad la tienda no es mía. Es de mi marido. Por eso es difícil encontrarme a mi por allí….

    Pero durante los 10 años he estado allí al pie del cañón (hace 2 que desconecté para dedicarme a otra cosa) entre lo que el cliente entraba buscando y lo que acababa eligiendo, había una sensible diferencia… y no necesariamente en producto. A veces el producto que pedían y el que se llevaban era el mismo y la diferencia estaba en que los motivos por los que inicialmente habían optado por ese modelo eran completamente diferentes a los motivos por los que finalmente se decantaban por el.

    Esa es otra cosa de la que también hablaré en su momento: No existe un mal comprador, sino un mal vendedor. Por que en mi opinión, el 80% de una buena o mala decisión de compra depende del vendedor y como muestra…un botón.

    Un beso fuerte!

    k.

  5. #5
    ABSOLUTAMENTE TODO lo que escribís en esta web y en el blog retension infantil, no deja de entretenerme. Siempre me parece interesante y lo que es mas importante, prácticamente siempre acabo aprendiendo algo!

  6. #6
    Pues muchas gracias!

    Esa es sin duda la mejor recompensa a nuestra labor. El agradecimiento de los padres.

    Un beso!

    k.

  7. #7
    EL CAPAZO DEL COCHECITO DE PASEO.

    Bueno. Pues tal y como adelanté ayer, voy a empezar a dar mi opinión sobre los carritos y la pieza por la que me apetece empezar es el capazo…ese complemento del carro que a los habitantes del sur de Europa nos parece imprescindible (no a todos, pero sí en general) y que en otros países situados más al norte resulta ser un accesorio más, como la sombrilla o el saco.

    Todo depende del cristal con que se mire, pero por lo menos en mi caso (españolita de a pié al uso) cuando me quedé embarazada de mi hija mayor, y empecé a plantearme la compra del carro, yo me imaginaba paseando a un bebé dentro de un capazo. Mi foto mental era esa: la de un recién nacido metido dentro de un capazo…así que mi foco de atención a la hora de elegir un cochecito, se centró fundamentalmente en el capazo.

    En el capazo….¿por cómodo? ¿por ligero? ¿por plegable? ¿por transpirable? No. En el capazo por "mono". Yo en aquella época era carne de cañón de Bebecar y es que era taaaaaan mono….lo que nunca entendí bien es porqué yo me tenía que poner un vestido a juego con el capazo (así presenta Bebecar los carros en su catálogo) pero más allá de ese detalle, el de Bebecar era el que mejor se adaptaba a mi capazo "ideal". Luego resultó que tanto los comerciales como los responsables de la marca eran unos perfectos imbéciles (por lo menos conmigo) así que acabé comprándome un carro con un capazo menos "ideal" pero de una marca menos relamida.

    Echando la vista atrás 12 años después….me doy cuenta de que en realidad, lo que como madre novata a mi me pareció el capazo ideal, es la antítesis de lo que pediría un bebé si pudiera elegir. Y ahora la pregunta lógica sería:

    "Kriss…¿Y qué capazo elegiría un bebé si pudiera? "

    Fácil: Un bebé elegiría sin duda alguna no ir en capazo. No ir en capazo por principio…porque lo que el bebé quiere (y necesita) es mantener el contacto permanente con su madre y/o su padre, o con cualquier adulto que le quiera y le proteja.

    Pero como esto no siempre es posible para los padres, (quizá porque no somos conscientes de hasta que punto llevarles con nosotros es importante y necesario para ellos), a falta de pan, buenas son tortas. Si tienen que pasar por ir en un capazo:

    1.- que al menos tenga un colchón mullido,
    2.- que esté confeccionado con materiales suaves a su contacto (a ser posible naturales algodones…lanas…linos…etc)
    3.- que les ayude a mantener su temperatura corporal en todas aquellas maniobras de entrar y salir de casa al portal; del portal a la calle; de la calle a la farmacia, panadería, cafetería….de allí al parque. Del parque al portal, y del portal a casa. Un montón de escenarios a temperaturas diferentes y en todos ellos el bebé va vestido con la misma ropa … así que… que menos que el capazo ayude a mantener la temperatura. Y esto…si el capazo es de plástico, es bastante complicado.
    4.- ¿Que sea amplio? No sería algo que el bebé pediría porque eso posiblemente significase estar ahí metido más tiempo.
    5.- ¿Reclinable? Bueno…siempre y cuando ese reclinado no suponga acabar escurrido contra el broche de la entrepierna y caído hacia un lado porque ningún arnés le sujeta…si. Seguro que a un bebé le gustaría tener un pelín de reclinación….y es que lo de llevarles tumbados sobre una superficie completamente horizontal, como si fueran los canapés de un cóctel, no se corresponde con la forma de C que tiene su espina dorsal, ni con el peso que esa posición ejerce sobre el hueso occipital y las lumbares….nuestros niños son ramitas. Y cualquier posición que se acerque a la posición de ranita les resultará cómoda porque respeta la forma natural de su cuerpo. Todo aquello que les obligue a cambiar esa posición natural (y el capazo lo hace de manera brutal), no les resultará cómodo. Así de sencillo.

    En realidad, a los únicos a los que de verdad nos resulta cómodo un capazo…es a los padres/abuelos/adultos….españoles, franceses, italianos y portugueses

    Pero de Alemania para arriba, cuanto más para arriba subimos, menos se usa Y si llegamos a Suecia, nos daremos cuenta de que allí el capazo lo utilizan fundamentalmente para dejar a los niños durmiendo la siesta aparcados en la puerta (por fuera) de las cafeterías ¿Objetivo? Que se inmunicen. Y parece ser que una buena siesta a la intemperie a menos 5 º inmuniza de narices

    Pero más allá de ese uso terapéutico, en general, a la hora de moverse con ellos, sus fulares, mochilas, bandoleras (bien utilizados, claro) o bien sus hamacas tumbadas con sacos calentitos y confortables y con capacidad de reclinarse en cualquier momento sin que los bebés se escurran ni se descuelguen hacia los lados.

    Por eso en el norte de Europa esta pieza se ofrece como accesorio y no viene metida en la misma caja que el chasis (como porcojonicamente ocurre aquí). Y es el padre el que decide si la compra o no. Y si no lo hace, pues…..una pieza menos que cargar…una pieza menos que guardar..y sobre todo...una pieza menos que pagar.

    Y es que claro:

    ¿Para qué pagar casi 200 euros por un capazo que no va a durar más allá de 6 meses, pudiendo invertir ese dinero en una buena silla de auto a contramarcha que le va a durar 4 años? Y es que allí el orden es distinto. Lo primero que se mira y se elige ante la llegada de un nuevo bebé es la silla de auto. Y una vez eso está decidido, el resto del equipamiento gira en torno al presupuesto que les queda. La silla de auto no se cuestiona, ni es objeto de regateo o de comentarios del tipo "no me la puedo permitir". Allí si el presupuesto es ajustado, y no da para tener un capazo en el que echarles la siesta en la puerta del bar de turno, pues tampoco pasa nada.

    Diferentes maneras de ver el equipamiento. Todas ellas instaladas en el ADN cultural. Y mientras que aquí nos presentan los capazos en diversos colores y alguno nos lo conjunta con nuestro propio vestuario, y nos lo exhiben en pasarelas de moda…. allí apenas tienen varios colores y se elige como accesorio. ¿Y cual de los dos bebés disfruta más de sus primeros meses de vida? ¿El que está con su madre/padre la mayor parte del tiempo en contacto y duerme la siesta abrigado en un capazo? ¿O el que se pasa el día metido en el capazo y con una abuela meneando el carrito p´alante p´atrás mientras, entre "ea…y ea…", le dice a su madre:

    "déjale que como se acostumbre a los brazos lo llevas claro…."

    Bueno, pues hasta aquí mi opinión de hoy. Con la que se estará o no de acuerdo…pero vaya..que como vengo diciendo, esto es: Hablar por no callar.

    Un beso!

    k.
    Última edición por Kriscross; 20/11/2014 a las 13:12

  8. #8
    Que bueno kriss!!!

    Menos mal que nos avisaron antes, nosotros nos decidimos por el porteo, e incluso nos hicimos con un abrigo extensible, el capazo de 2ª mano y baratito!!! y uso ocasional. Para ser primerizos hemos acertado bastante!!! (gracias a los consejos de padres realistas)

    Hay que decirlo mas... solo nos venden trios a los del sur de europa... es para plantearselo.

    un saludo

    n.

  9. #9
    En europa se hacen 2 gastos importantes. Por un lado, una buena silla para el coche y por otro una buena silla de paseo que se abata mucho con su correspondiente reductor de recién nacido. Y con eso, a tirar millas hasta que reviente las sillas (que es mucho tiempo).
    La verdad es que son curiosas estos temas culturales. Como anécdota, no se si os habéis fijado, pero en la mayoría de países europeos (incluso Portugal que esta hay al lado), no utilizan el bolso del carro que en este país todos tenemos!!

  10. #10
    La necesidad de capazo yo creo que radica en la cantidad de horas que pasamos en este pais en la calle. No he subido mas alla de Alemania, no he tenido dicho placer, si bien creo que por nuestra forma de ser, de disfrutar el ocio, callejeamos mas que ellos. Nosotros somos mas de tapas, de terrazas... y creo que ellos estos actos sociales los realizan con menor frecuencia que nosotros. Creo que ahi radica el origen de usar el capazo, que nos lo han vendido como una cunita andante, tanto si es de plastico como si es de tela.
    Tengo amigos en Francia y por lo que he visto, las cenas las realizan en las casas. Se llevan su cuna de viaje e instalan a los peques por las diferentes habitaciones donde se realiza la cena. Cuando llega la hora de dormir, acuestan a sus peques en sus cunas de viaje y cuando los padres acaban la cena, recogen todos sus bártulos y se van todos a casa. Aqui los acostamos en su capazo o en su silla ya que estamos de tapas por la calle (si el tiempo acompaña, claro!)

Permisos de publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •